Inicio / Internacional / Creación artística en la plástica, en la música y en las letras, presente en Quimera 2017

Creación artística en la plástica, en la música y en las letras, presente en Quimera 2017

Redacción

Metepec, México.- El Festival de Arte y Cultura Quimera Metepec, en su edición 27, se consolida como referente nacional e internacional en la promoción del talento e ingenio de la plástica, la música y las letras.

La magia continua en las distintas sedes que dan cobijo a las actividades del festival, que convierten a Metepec en la capital del arte y la cultura, en este mes de octubre, considerado como el mes de la luna más hermosa, como lo señaló en su canción “Luna de octubre” Adrián Rodríguez y que se popularizó por la interpretación de Pedro Infante.

Así, las actividades del Festival Internacional de Arte y Cultura Quimera 2017 continúan de manera ininterrumpida.

El Museo del Barro abrió sus puertas a la presentación de actividades literarias, como talleres literarios y presentaciones de libros.

La doctora Rosario Rogel y la maestra Maricarmen García Maza, presidieron el taller literario “La Anáfora como antídoto del Alzheimer y el olvido”, haciendo referencia a los libros de Georges Perec, Joe Brainard y Margo Glantz, y recalcando la importancia de la recuperación de la palabra como instrumento en la preservación de la memoria.

La escritora Alejandra Junco, acompañada de Ricardo Sánchez realizó la presentación del libro: La última oveja del Ángel Exterminador, el cual utiliza paráfrasis de cuatro cuentos infantiles, que de manera mordaz alcanzan los límites del realismo mágico, llevando al lector en una montaña rusa de emociones y sentimientos.

Iliana Olmedo, con la presentación de la antología “El discreto encanto de narrar” cerró la primera jornada literaria del festival; antología en la que participan nueve escritoras de muy distintas características compartiendo dos textos cada una, en donde comparten una visión femenina del mundo.

El Ex Convento de San Juan Bautista fue sede de la exposición “Escultura”, obra complementaria a las cabezas monumentales “Chiapas”, “Córdoba” y “Vainilla” que resaltan en las Escalinatas del Calvario.

El maestro Javier Marín, con más de 30 años de trayectoria y 200 exposiciones colectivas en el país, Europa y Asia, acompañado por el alcalde de Metepec, David López Cárdenas, inauguraron esta exposición, en donde el escultor habló del compromiso del arte y la cultura en la sociedad actual.

En la muestra, la gente podrá apreciar 24 piezas, entre ellos siete barbudos y dos estatuas que representan a Adán y Eva, algunas de la colección personal del escultor y otras de la Secretaría de Hacienda.

“El arte nos vuelve sensibles al trabajo del otro y a su personalidad, es un lenguaje universal que no reconoce ni barreras ni nada, tiene que ver con un nivel de sensibilidad en el que todos podemos tener acceso y podemos igualarlo. Cuando eres sensible con el otro, nunca le vas a hacer daño”, detalló el artista.

Posteriormente, en el mismo Museo del Barro, se inauguró la exposición pictórica “Gigantes del Estado de México: Luis Nishizawa y Leopoldo Flores”, 28 obras que conjugan la esencia de los dos destacados artistas y muralistas.

La muestra reúne 16 cuadros de Luis Nishizawa -principalmente paisajes-, así como 12 pinturas en gran formato de Leopoldo Flores, pintores mexiquenses que trascendieron fronteras del país y del mundo.

Las obras exhibidas forman parte del acervo del Museo Universitario Leopoldo Flores y del Museo Taller Nishizawa, estarán abiertas al público hasta el 30 de octubre.

En las obras de Luis Nishizawa -quien tenía escuela y tradición japonesa- se invita a sentir los paisajes, pues, encierran el gusto que tuvo desde que tenía siete años de vida, ya que fue un niño de campo que dibujaba in situ y fue considerado el maestro de las atmósferas.

Mientras que la obra expuesta del maestro Leopoldo Flores -quien hizo estudios en Francia y regresó al Valle de Toluca a dejar su arte- abarca la etapa de los noventas, donde se puede ver la característica de experimentar en base a las texturas y algunas representadas a partir de cuerpos.

El Teatro Quimera, convertido ya en referente cultural, es sede del Ciclo de Piano que inició con Eduardo Villalobos, estudiante del último semestre de la Licenciatura en Piano del Conservatorio de Música del Estado de México y quien se ha formado con maestros de talla internacional como Mercedes Pons Faena, Harold Martina e Igor Resnianski.

Los asistentes pudieron escuchar un repertorio que incluyó Preludio y fuga No. 20 de Bach, Balada DeLirio de M. Camargo, Vals Poético de Felipe Villanueva, Sonata Op. 36 No. 2 (1931) de Rachmaninoff y Fantasía en Fa Menor Op. 49, de Chopin.

En ese mismo escenario se presentó el maestro Laszlo Frater, director del Conservatorio de Música del Estado de México y uno de los violonchelistas más reconocidos de la actualidad, quien además es parte de los discípulos de artistas tales como Pablo Casals y Janos Starker. En su actuación, dedicó un tema a los damnificados por el sismo, como muestra de solidaridad y unidad como seres humanos.

Laszlo deleitó a los asistentes con un recital de violoncello, que estuvo acompañado por el piano del maestro José Luis González, quien estudió la licenciatura bajo la tutela de Mercedes Pons y posteriormente un posgrado con Manuel Delaflor. Es ganador de la Presea al Mérito 2010 del Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM) y Primer Lugar en el Concurso Nacional de Piano “Parnassos 2011”.

Carla Morrison, cantante y compositora mexicana oriunda de Tecate, Baja California, ofreció un concierto romántico dentro del Festival Quimera 2017, en la Plaza Benito Juárez de Metepec, donde más de seis mil asistentes -de todas las edades- vivieron espectacular repertorio.

La exponente del pop alternativo interpretó -durante casi dos horas- temas como “Eres tú”, “Primera vez” y “Me encanta”. Sin duda, el clímax de la noche llegó cuando todos los asistentes cantaban al mismo tiempo que Carla Morrison: “Me complace amarte, disfruto acariciarte y ponerte a dormir. Es escalofriante, tenerte de frente, hacerte sonreír…” de la canción “Disfruto”, una de las favoritas que ha caracterizado a la ganadora de tres premios Grammy Latino.

Sabedores de la calidad del espectáculo que representa la prestigiada y multi-premiada internacionalmente, Compañía de Danza de Amalia Hernández, más de 6 mil aficionados y fans del Ballet Folklórico que distingue a la coreógrafa mexicana.

Para los asistentes fue una noche de ensueño, sin importar un frio intenso en la Plaza Juárez, disfrutaron en vivo, la magistral presentación de los bailarines, que dedicaron un completo y exquisito repertorio, que incluyó entre 60 coreografías: bailables de las regiones norte centro del país, además de la Danza del Venado y de vistosas y siempre gustadas melodías características de los estados de Jalisco y Veracruz.

La asombrosa presentación de color y ritmo, tuvo en cada interpretación ovación multitudinaria de un público entregado a los artistas; el momento sublime fue cuando los artistas bajaron del escenario para convivir y bailar con la gente, dejando los asientos y el frío para sustituirlos con el calor de notas rítmicas y mucho sabor.

El Ballet de Amalia Hernández Navarro dejó huella en Quimera Metepec, que depara todavía muchas sorpresas durante los siguientes días, con un programa familiar para todos los gustos.

Los participantes cuentan con la posibilidad de compartir experiencias cotidianas, para rememorar parte de su vida y convertirla en algo que trasciende el tiempo y al espacio a través de la frase: yo también me acuerdo.

Durante los primeros días del festival, el público se mostró interesado y fue invitado a asistir al resto de las actividades que se llevarán a cabo durante la fiesta cultural de Metepec.

Ver también

Las universidades deben contribuir a construir un país intercultural en el que impere la justicia

Estas casas de estudio deben ayudar a remover los obstáculos estructurales al desarrollo sostenible y …