Home / Estado de México / La Toxocara canis: un problema en salud pública

La Toxocara canis: un problema en salud pública

Amecameca, México.- En el Centro Universitario Amecameca de la Universidad Autónoma del Estado de México, el grupo de investigadores formado por los doctores; Camilo Romero (líder del grupo de investigación) Rafael Heredia Cárdenas y Donovan Casas Patiño, realizan desde hace 10 años investigaciones sobre el parásito Toxocara canis.

Pero, ¿qué es Toxocara canis? ¿A quién afecta? ¿Por qué se considera un problema de salud pública?, los investigadores comentan:

Toxocara canis es un parásito [Imagen 1] que vive en el intestino de los cachorros, son gusanos redondos como un espagueti, que miden aproximadamente entre 10 a 18 centímetros de largo, las hembras ponen 200 mil huevos al día y estos son expulsados en las heces, estos huevos no se pueden observar a simple vista, se requiere de un microscopio ya que son muy pequeños, una vez que las heces con huevos están en el ambiente contaminan suelos, agua, alimentos, y otros animales incluso al hombre por lo que es considerada una zoonosis (enfermedades de los animales que se trasmiten al humano).

Agregan los investigadores, que estos huevos necesitan pasar un lapso de tiempo de entre 15 a 20 o 30 días en el suelo (dependiendo de la temperatura y humedad) para que en su interior se forme una larva, que es la forma infectante del parásito, una vez larvado, este huevecillo puede ser ingerido ya que se puede encontrar en cualquier parte, si lo ingiere otro perro, el ciclo del parasito se desarrolla de la siguiente manera: los huevecillos llegan al estomago, pierden la capa que los protege y se liberan las larvas que miden menos de un milímetro, estas ya en el intestino atraviesan la pared y llegan a vasos sanguíneos, pasan al hígado y se distribuyen por todo en cuerpo, principalmente en pulmones, las larvas perforan los alveolos, bronquiolos y bronquios, hasta subir a la tráquea y así ser deglutidas, llegan de nuevo a estomago y posteriormente a intestino delgado, donde alcanzan su madurez y se reproducen liberando nuevas generaciones de parásitos al ambiente.

Ahora bien, en el hombre el ciclo se modifica; después de la ingestión de los huevos, estos atraviesan el intestino y llegan al hígado, algunas larvas permanecen ahí otras se distribuyen por todos los tejidos llegando incluso al cerebro, en el humano las larvas migran por el cuerpo [Figura 1], provocando lesiones en tejidos y órganos, dependiendo del órgano afectado se le denomina de distinta forma a esta parasitosis, si afecta a las vísceras como hígado, pulmones, se le llama Larva Migrans visceral, si afecta a los ojos se llama Larva Migrans ocular, si afecta al cerebro se le llama toxocariosis neurológica, una persona infectada por este parásito puede presentar un sin número de signos clínicos, que pueden ser confundidos con signos de otras enfermedades como las respiratorias o neurológicas, y puesto que las larvas no alcanzan su fase adulta en el intestino, jamás se encontraran huevos de este parasito en las heces del humano, por lo que se requiere de pruebas inmunológicas para su diagnóstico.

Los investigadores recomiendan, lavado de manos antes de comer cualquier alimento, crear conciencia sobre la tenencia responsable de mascotas, en este caso del perro, recogiendo las heces cuando los animales son sacados a pasear o al parque, y además, desparasitando a sus perros para evitar la diseminación de huevos, asi mismo, siempre lavarse las manos con jabón después de tocar o jugar con cachorros o jugar con tierra, en el pasto etc., evitar consumir alimentos en la calle ya que las heces que se quedan en el suelo se secan y pueden esparcirse con el viento, y, la creación de campañas de información sobre esta y otras zoonosis y formas de prevención ya que cualquiera está expuesto a contraer esta parasitosis.

[Donovan Casas Patiño].

Check Also

Sin daños estructurales la Secretaría del Trabajo

Se reúnen autoridades y comisiones de Protección Civil Expertos informan al personal las condiciones del ...