Inicio / Opinion / El Progreso de Ixtapaluca, no lo para nadie

El Progreso de Ixtapaluca, no lo para nadie

  • Por sus obras los conoceréis

Maricela Serrano Hernández

Líder antorchista del Estado de México

Han vuelto a la carga los enemigos del progreso, del desarrollo y el bienestar del municipio de Ixtapaluca. Han regresado de la manera acostumbrada, a través de las amenazas cobardes que se esconden en el anonimato, que pretenden infundir terror y paralizar la vida de quienes nos planteamos combatir la política demagógica que oprime las aspiraciones de bienestar social, para convertir a la política en una verdadera herramienta de desarrollo humano integral. Esto es lo que buscamos y lo estamos construyendo junto al Movimiento Antorchista Nacional, y varias organizaciones afínes, que día a día gestionamos y ayudamos para que miles de mexicanos tengan mejores condiciones cualitativas de vida.

Esta actividad desenmascara a los vividores de la política que se cubren tras los membretes de los partidos políticos; a ellos les molesta nuestra lucha que crea progreso y bienestar para los más pobres y necesitados del país; a ellos les genera escozor y tienden de manera cobarde al ataque, a la calumia, a la agresión, pues saben que se encuentran en peligro sus mezquinos intereses particulares. Es el caso que hoy me ocupa para denunciar a estos personajes que escondidos en las redes sociales piensan que no dejan rastro de su sucio proceder.

En días recientes han vuelto a aparecer las amenazas de muerte en contra del actual presidente municipal, Carlos Enríquez Santos; del secretario del Ayuntamiento, Julio César Coca Paz, y de algunos de los dirigentes de Antorcha incluyendo a la que escribe, los cuales somos mencionados en los cobardes ataques, en las injurias y amenazas, ahora con la novedad de que incluyen la amenaza de realizar actos terroristas en contra de la administracion municipal.

Elevamos de manera enérgica nuestro grito de advertencia, nuestra voz de caución dice: «¡aguas, aún hay tiempo de tomar cartas en el asunto!». Y no lo decimos de manera gratuita, porque tenemos claro que no nos sentimos caperucita roja siendo perseguida por el lobo, en un cuento que hemos creado en nuestra imaginación. Nosotros no creamos ningún cuento ni inventamos nada. ¡No! Nuestro clamor se funda en la realidad maquiavélica de un rufián sin escrúpulos ni moral, que ha hecho daño no solo a mi familia y a mí, sino a todo el Movimiento Antorchista Nacional. Este ejemplar tiene nombre y apellidos, se llama: Armando Corona Rivera y es un enemigo acérrimo de los antorchistas en el municipio de Ixtapalluca, y como el refrán dice que «por sus obras los conoceréis», veamos quién es Armando Corona Rivera. Este proxeneta se ha aprovechado de los cargos que ha tenido como presidente municipal y diputado local: se ha enriquecido inmensamente mientras por otro lado genera pobreza y muerte por su ambición mezquina de poder.

Este depravado y perverso vividor de la política, nos ha hostigado todo el tiempo: cuando fungió como alcalde y diputado local negó soluciones a todas las peticiones ciudadanas, desató una campaña de persecución contra los antorchitas; incluso, recurrió a la represión directa. Se enfureció y se desquició cuando en la elección del 2012 ganamos, como Movimiento Antorchista, la alcaldía e iniciamos un proyecto de gobierno con sentido humano, que encabeza su servidora. Con todos los métodos gasteriles a su alcance, arremetió contra la naciente administración municipal antorchista para desequilibrarla. Enumero algunos de ellos: realizó sabotajes en pozos de agua, bloqueos en las redes del drenaje para provocar inundaciones, ataques violentos contra funcionarios de la administracion municipal 2013-2015 y lanzó amenazas de todo tipo. Es decir, realizó todo un rosario de linduras, y claro está, lo hizo con el apoyo de grupos de poder mexiquenses que le respaldan y le siguen protegiendo hasta hoy día.

Todo esto desembocó en una de las más cobardes y mostruosas de las acciones: secuestrar y desaparecer a mi señor padre, don Manuel Serrano Vallejo (como lo señalé en una colaboracion anterior, este 6 de octubre se cumplieron cuatro años de este crimen horrendo). Sí señalamos a Armando Corona Rivera como responsable de tal crimen, es porque de manera directa él encabezó varias acciones que luego presumió. Por eso, uno de los presuntos autores materiales identificó a ese patán como autor intelectual del secuestro y asesinato de mi padre, Manuel Serrano Vallejo. Esa situación nos fue informada por el Coordinador antisecuestros de la Fiscalia General del Estado de México, licenciado Rodrigo Archundia Barrientos.

Pedimos de manera enérgica que se haga justicia. Existe una pista oficial relevante para que se tome en cuenta nuestra fundada y legal petición. También solicitamos la intervención enérgica de las autoridades para que frenen las amenazas de muerte en contra de líderes antorchistas y funcionarios municipales, pues, como dije más arriba, nuevamente comenzaron los ataques de este cobarde vividor de la política. Que se sepa bien: hago responsable a Armando Corona Rivera de cualquier cosa que le pase a mis compañeros Carlos Enríquez y Julio César Coca Paz; a cualquier miembro de mi familia de sangre o política y a una servidora. También lo hago responsable de cualquier daño que sufran los inmuebles del municipio derivado de algún acto terrorista, como lo ha expresado en sus anónimos.

Sí nos preocupa que estén arreciando los mensajes anónimos porque, como ya lo señalamos, no han quedado en simples amenazas, han llegado a cobrar vidas, por ello los denunciamos. Queremos que las autoridades frenen esas prácticas gasteriles en la política y exigimos que se haga justicia. Recordemos que la omisión y la parálisis de la aplicación de la ley es también considerada como complicidad. Este tipo de prácticas deben ser desterradas de nuestro país que está consolidando su vida democrática.

A los ciudadanos de Ixtapaluca, les decimos, no queremos una crónica de una muerte anunciada, queremos relatar cómo en este país se van cambiando las cosas, cómo se va haciendo justica y cómo vamos acabando con la podredumbre que envilece a la sociedad y que tiene un rostro y un nombre: Armando Corona Rivera.

Queremos justicia, queremos progreso, queremos desarrollo, queremos educación; fomento al deporte, cultura, solidaridad y queremos seguir luchando en paz y con fraternidad pues ambas circunstancias crean todo lo anterior. Nadie podrá frenar el progreso de Ixtapaluca mientras haya un espíritu antorchista que ilumine lo más noble y heroico del desarrollo, mientras haya alguien que reconozca que se debe gobernar con sentido humano y crear al hombre nuevo.

Ver también

XV Congreso Nacional de Periodistas

Comentario a Tiempo Por Teodoro Rentería Arróyave Guadalajara, Jalisco.- Ya estamos inmersos en nuestro XV …