Inicio Estado de México El estado humano se basa en el respeto a la persona: Jorge...

El estado humano se basa en el respeto a la persona: Jorge Olvera

433
0
  • Convoca ombudsman mexiquense a pensar en el hombre y asume una cruzada que partirá del deber y llegará al derecho humano

Toluca, México.- “El Estado humano en el mundo global, debe basarse en el respeto a la persona y a sus derechos esenciales, como el mejor termómetro, para medir el grado de civilización que hemos alcanzado”, sentenció el ombudsman mexiquense Jorge Olvera García, quien convocó a la sociedad y en especial a los jóvenes, a profundizar y pensar en el hombre, así como actuar y edificar una cultura fundada en el respeto a los principios que Benito Juárez siempre proclamó.

Durante la presentación del libro “Benito Juárez y la trascendencia de las leyes de reforma en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917” del político mexiquense y presidente de la Fundación UAEMEX, Humberto Benítez Treviño, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, enfatizó que cada persona es reflejo de otra, por eso se debe dar apertura a una nueva forma de configuración familiar, “La diversidad es el principio de la unidad; lo divergente es el punto de partida de lo convergente; el bien plural comienza por el respeto del bien individual”.

El Estado humano, prosiguió, radica en el acto de ser, es decir, el más primigenio e íntimo, el que origina y que con el sólo hecho de ser, confiere toda su plenitud al hombre; y recordó que en 2011 se incorporó en la constitución mexicana el principio pro persona, por eso, más que nunca debe estar vivo Juárez y sus leyes de reforma.

Olvera García aseguró “Como defensor, como universitario, como catedrático, y como integrante de esta sociedad, expreso mi compromiso total para defender a las familias mexiquenses.

Expuso que como buen juarista, buen liberal y republicano, asume con inspiración en ese libro, una cruzada que parta del deber humano y llegue al derecho humano, pues “No puede haber derecho sin deber, no puede haber existencia sin aportación, entendamos que los derechos humanos constituyen la médula espinal del edificio social”.

Calificó a dicho libro como un llamado de conciencia y una alerta casi definitiva, porque el progreso de una nación está íntimamente ligado al avance personal de cada mexicano, en ese sentido, recalcó que necesitamos a Benito Juárez en el cotidiano ejercicio de vivir y convivir, porque en la colonia, comunidad, campo, fábrica y aula escolar nace la patria, la auténtica y verdadera nación hecha de fibras sensibles que en su conjunto revela alguna realidad que a veces lastima, porque la ignorancia, escaso entendimiento y falta de educación sigue impidiendo que el país se desarrolle.

Por su parte, el autor del libro, Humberto Benítez Treviño se refirió a Juárez como el mexicano más grande de todos los tiempos, porque las leyes de reforma marcan un antes y después en la historia política, económica y social de México, además, fue el hombre que diseñó un nuevo país, ya que después de él se tuvo visión y conciencia clara de la identidad de los mexicanos.

Por último dijo que en la hora de crisis se debe tener confianza en dos conceptos: en lo más grande que tiene el país, que es el hombre y en lo más importante que regula su vida, la constitución del 5 de febrero de 1857, hoy llamada de 1917, que tiene más de un siglo de regular la vida de los mexicanos.