Inicio Opinion La partidocracia, no el fútbol

La partidocracia, no el fútbol

30
0

Comentario a Tiempo

Por: Teodoro Rentería Arróyave
Por: Teodoro Rentería Arróyave

 Para hablar en términos de la Semana Mayor, es de afirmarse sin equívocos que el verdadero martirologio de los mexicanos no es el fútbol, como apuntan algunos líderes nacionales de esos carísimos institutos políticos, sino en verdad es la partidocracia que desde hace décadas padecemos y tenemos que aguantar.

Para nadie es un secreto que la más cara, carísima, disque democracia que nos imponen estos héroes de la grilla, es precisamente la mexicana, que con el pretexto de la cultura de la desconfianza todos los mexicanos, vía nuestros impuestos, tenemos que pagar.

Asómbrese respetados lectores y radioescuchas, nos cuesta, según diferentes investigaciones entre 15 y 27 mil millones de pesos anuales, la pregunta siempre estará presente mientras dure este despilfarro: ¿cuántos mexicanos se salvarían de la ofensiva penuria si estos recursos se destinaran a combatir la pobreza? Nunca jamás hay respuestas.

Ante la demanda formal de los líderes nacionales de los partidos, Movimiento Regeneración Nacional, Morena y Acción Nacional, PAN, Andrés Manuel López Obrador y Gustavo Enrique Madero Muñoz, respectivamente, de que se suspenda el juego amistoso de fútbol entre las selecciones de Brasil y México que se llevará a cabo en el país carioca porque coincide con la jornada comicial, habría que decirles en primer lugar, que demuestran una falta de respeto a su militancia, al suponer que no saldrán a votar por sus “prestigiadas” siglas sólo por quedarse en casita o en un bar con familia o con amigos a disfrutar el encuentro deportivo.

Lo primero que deberían hacer es revisar los excesos de la partidocracia de la que gozan a placer y que ha propiciado cientos de escándalos y aquí van los últimos: Acusaciones mutuas de regalo de despensas y otros artículos; el Instituto Nacional Electoral se vio en la necesidad de anularan a 58 precandidatos de Jalisco y Michoacán, de casi todos los partidos, por sobrepasar los topes de campaña o por no reportar sus gastos.

Y una perla más, el incipiente Partido Encuentro Social tuvo que bajar a su joven y persignado candidato a la gubernatura de San Luis Potosí, Arturo Arríaga, por atreverse a comparar el homosexualismo, el embarazo de solteras y el aborto con el narcotráfico, porque según su escaso criterio “rompen con la familia”.

No señores líderes, el abstencionismo no se da por un simple partido de fútbol, los mexicanos no somos imbéciles, se da, por la vergonzante partidocracia abusiva que ustedes representan.

Periodista y escritor; Presidente del CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la FAPERMEX; y miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí