Inicio Opinion Manuel Serrano Vallejo: ¡Presente!

Manuel Serrano Vallejo: ¡Presente!

290
0

Por: Laura Castillo García, Vocera del Movimiento Antorchista en el Estado de México

El 6 de octubre del año 2013, mientras participaba en una reunión de la Dirección Nacional del Movimiento Antorchista, una infausta noticia le llegó a la entonces presidenta municipal de Ixtapaluca, Estado de México, Maricela Serrano Hernández: su padre, don Manuel Serrano Vallejo, había desaparecido la mañana de ese día y, por más que lo buscaron sus hijos no lo encontraron. Desde ese día, ni la licenciada Maricela, ni ningún otro miembro de su familia volvieron a ver a don Manuel, ni supo nada de su paradero.

Las constantes agresiones que Maricela Serrano Hernández recibió durante la campaña electoral que la llevaron a ocupar la presidencia municipal 2013-2015, llevaron a la familia y autoridades correspondientes a determinar que era político el móvil del secuestro de don Manuel Serrano.

La investigación realizada bajo esa línea de investigación, luego de la detención de uno de los autores materiales, confirmó el móvil político del secuestro y posterior asesinato del padre de la alcaldesa de Ixtapaluca.

Fue un año desesperado de búsqueda e investigación, simulada por parte de autoridades mexiquenses y federales, y real por parte de la familia, quien finalmente señaló la ubicación de los autores materiales del plan cuyo objetivo era presionar a la alcaldesa ixtapaluquense renunciara a la presidencia municipal que apenas ocupaba hacía dos meses y que pretendía ocupar el autor intelectual del mismo.

Los fuertes nexos políticos que ese último tejió con políticos de alto nivel, obstaculizaron, primero, que las autoridades entregaran el cuerpo del occiso y que el autor intelectual fuera enjuiciado conforme a la ley.

El saldo de esta baja agresión a las fibras más sensibles de la familia Serrano Vallejo y de todo el Movimiento Antorchista Nacional, no solo es el asesinato del padre de una mujer que desde joven, sin mezquindades, puso toda su vida al servicio de los mexicanos a fin de construir un país mejor para todos, sino la no entrega del cuerpo del amado padre y, por tanto, la falta de un duelo para aceptar y enfrentar la pérdida que dejara a los deudos en condiciones de seguir con su vida cotidiana.

Hoy, a siete años del desgraciado acontecimiento, los antorchistas rendimos homenaje a un padre de familia que con su trabajo diario de vendedor de periódicos sostuvo y sacó adelante a siete hijos, varios de los cuales resultaron tan sensibles que se adhirieron a las filas antorchistas para que cambien para bien las condiciones de vida de los trabajadores, no solo los de más bajo nivel sociocultural, sino de todos los trabajadores del país, incluidos los profesionistas que han alcanzado los más altos puestos de las empresas en que trabajan.

También rendimos homenaje a la familia Serrano Vallejo y, en particular, a doña Guadalupe Hernández, esposa de don Manuel, quien con toda entereza afrontó la desgracia y apoyó a sus hijos para que siguieran organizados con Antorcha a fin de trabajar para que los políticos tradicionales no generen estos dolorosos acontecimientos. En especial le rendimos homenaje a la licenciada Maricela Serrano Hernández, militante antorchista desde hace más de 4 décadas, por no haberse quebrado ante este embate político y, en consecuencia, seguir por el camino de la lucha y construcción de un México más justo, libre y equitativo para todos.