Inicio / Tu Espacio / Azúcar Amarga: una enfermedad muy a la mexicana

Azúcar Amarga: una enfermedad muy a la mexicana

Por: Donovan Casas Patiño

La obscura realidad de la Diabetes Mellitus en México, es reflejo de todo un entramado de realidades ocultas, esta enfermedad es parte del destino de un pueblo sumergido en el olvido, donde por un lado se trata de abordar en discursos políticos para hacerle frente, y por el otro, se deslinda su tratamiento, diagnóstico y control a los médicos y enfermeras, que sin medicamentos y reactivos tratan de responder a una realidad que está rebasada, borrando de la memoria todos los determinantes sociales que influyen de manera directa e indirecta en la perpetuación de esta enfermedad llamada Azúcar amarga.

La cascada acumulativa del enfermar, padecer y sufrir de un pueblo, podría estar esquematizada y figurada con varias enfermedades agudas y crónicas del colectivo mexicano, pero la Diabetes Mellitus –Azúcar amarga- en un primer plano seria el concentrado de agonía y muerte, este ente tiene una alta prevalencia de 14.4% en toda la población mexicana [17 millones de mexicanos], tiene características clínico-crónico epidemiológicas muy específicas: lesiones microvasculares (nefropatía, retinopatía y neuropatía) y macrovasculares (cardiopatía isquémica, enfermedad vascular cerebral y enfermedad vascular periférica), y además es la primera causa directa de ceguera, insuficiencia renal crónica y amputación no traumática de miembros inferiores, se subdivide en varios tipos: tipo 1 [es el tipo más común en niños, jóvenes y adultos jóvenes, representa entre el 5 al 10% de pacientes diagnosticados con diabetes, aquí no hay secreción de insulina por parte del páncreas por destrucción autoinmune de células beta], tipo 2 [es la que afecta al 90-95% de las personas con diabetes, frecuentemente las personas no notan síntomas, el páncreas produce insulina –a veces mayores a lo normal- pero el organismo no es capaz de utilizarla], Diabetes Gestacional [se presenta en mujeres que antes del embarazo no tenían diabetes], y otros tipos de específicos de diabetes [defectos genéticos de las células beta o de la acción de la insulina, enfermedades de páncreas exocrino, endocrinopatías, inducida por fármacos o sustancias químicas, infecciones –rubeola congénita, adenovirus, coxsackie B, citomegalovirus y adenovirus-, síndromes genéticos –síndrome de Down, Klinefelter y Turner.

Ante este desconcertante ente biológico-social, Peña, Narro y Senadores solicitaron “medidas adicionales” contra la diabetes, número uno se declaró emergencia epidemiológica nacional [14 de noviembre del 2016] esto alertado por el gobierno de México, cabe mencionar que anteriormente nunca se había presentado que un caso similar por Enfermedad Crónica No Transmisible se declarara en tal escenario, ahora bien, la situación real por la cual el Estado combatirá esta realidad es a través de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, el cual se desprende del Plan Nacional de Desarrollo de la Presidencia 2013-2018 de donde emerge el Plan Sectorial en Salud 2013-2018, la cual establece cuatro premisas de orden prioritario:

1.- La salud debe de estar presente en todas las políticas públicas.

2.- El enfoque de atención debe estar basado en determinantes sociales, bajo un abordaje integral, que incluye desde la promoción de la salud hasta la atención médica.

3.- Privilegia la suma de esfuerzos y alineación de acciones de todos los sectores y todos los actores.

4.- Son elementos esenciales para su correcto funcionamiento la medición del impacto de las acciones y la rendición de cuentas [Síntesis Ejecutiva, 2013-2018].

Si nos enfocamos en el primer postulado, seguimos hasta la fecha sin acceso real al sistema de salud, con pésima calidad de los servicios en salud, con precarización en servicio básico de consulta médica, vacunación, medicamentos [insulinas que no son refrigeradas y son otorgadas a los pacientes sin explicar la conservación de este medicamento], ausencia de personal médico, falta de especialistas y estudios de gabinete, si nos enfocamos en el segundo postulado, el analizar desde la mirada de los determinantes sociales [factores de intervienen de manera directa o indirecta en la forma de enfermar de un colectivo] a la diabetes, caemos en el panorama de la infamia, la economía del mexicano es pésima para poder acceder a un alimento nutritivo, para mencionar un ejemplo: en México es más caro cocinar un kilo de arroz que una sopa instantánea; en México es donde los empleos formales son a base de un pago miserable, donde las vías de comunicación son privadas, lo que aumenta costo de transporte y demás insumos o productos, donde la educación no tiene un eje a futuro, y la huella ecológica está cobrando factura, es asi que esta determinación social esta incrustada dentro de toda estructura social; ahora bien, si nos enfocamos en el tercero y cuarto apartado, nos damos cuenta que la realidad es una interconexión entre las instituciones garantes de bienestar social de los colectivos, la Secretaria de Salud no habla el mismo lenguaje con la Secretaria de Economía esta a su vez no está al tanto de los datos reales de consumo de una familia mexicana, la Cámara de Senadores y Diputados hace oídos sordos a la Secretaria de Salud, y asi el colectivo continua en el abandono, donde la Azúcar amarga se embebe entre muerte y mariachis.

Ver también

De organización popular a partido político

Laura Castillo García Vocera del Movimiento Antorchista en el Estado de México El próximo domingo …