Inicio Tu Espacio ¡Cien mil muertes!… y contando

¡Cien mil muertes!… y contando

242
0

Por: Laura Castillo García, Vocera del Movimiento Antorchista en el Estado de México

Con más cinismo que espíritu de protección a los mexicanos, el gobierno de López Obrador no tiene empacho en informar que ya fallecieron más de cien mil personas por Covid-19 y, a pesar de eso, no se le ve interés por tomar medidas para frenar al mortal virus a pesar del número de muertes y más del millón de contagiados que -desgraciadamente y por la falta de un plan de contención gubernamental- seguirán contagiando a más personas y, por tanto, lamentablemente habrá más fallecidos.

Lejos de que las cotidianas conferencias del doctor López Gatell hayan surtido el efecto de alertar a la población sobre lo peligroso del Covid-19, las mismas ya son tan parte del panorama nacional que a la inmensa mayoría de la gente ya no le sorprende la cifra de fallecidos que diariamente reportan ahí. No obstante, para muchos, entre los que me cuento, es una tragedia nacional llegar a cien mil muertos por Covid-19, aunque a la mayoría no los hayamos conocido, pero eran vidas humanas a las que el gobierno federal estaba obligado a cuidar.

Seguramente, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, y el encargado del manejo de la pandemia, Hugo López Gatell, dirán que no es una tragedia nacional porque son muy pocos los más de 100 mil hogares afectados por esta pandemia y en México hay más de 35 millones de hogares.

El Consejo Nacional de Población señala que “las familias y los hogares en México han sufrido modificaciones en su conformación, funciones y el tipo de relaciones que establecen sus integrantes, derivadas de los cambios demográficos y en correspondencia con las tendencias mundiales”. Pero, en cuestión de pérdidas humanas, las familias y amigos siguen sufriendo igual; más aun cuando fallecen por Covid-19 porque, una vez que el contagiado ingresa al hospital, a los familiares ya no se les permite cuidarlos; es más, ni siquiera visitarlos y, por supuesto, cuando pierden la batalla ante el virus tampoco pueden realizarles un funeral tradicional por el peligro de contagio.

Como dije anteriormente, el no poder cuidar al contagiado y tampoco hacerle funeral, no permite a la gente despedirse emocionalmente de su ser querido, por lo que la herida queda abierta por tiempo indefinido o, en muchos casos, por el resto de su vida.

Los sufrimientos de las más de 100 mil familias, desgraciadamente los tendrán en el futuro más y más familias porque en México registra más de un millón de contagiados y el gobierno de López Obrador no ha dado muestras de querer controlar la pandemia, por lo que tampoco va a regresar a semáforo rojo y porque acierta al pensar que la pandemia económica puede afectarle políticamente en las elecciones del 2021.

Además, y a pesar del creciente número de muertes y contagiados, López Obrador no está dispuesto a enemistarse con sus amigos los empresarios -entre los que se encuentra el hombre más rico del país, Carlos Slim-, y, por tanto, no volverá a pedir que la gente se quede en casa porque, eso impediría que vayan a las tiendas a gastar su dinero en las próximas fiestas navideñas y de fin de año.

Una vez más, el presidente López Obrador da muestras claras de que no le importamos los mexicanos de a pie; que le da igual si pierden la vida 100 mil o un millón de mexicanos. A él lo único que le importa es seguir las órdenes de los màs ricos del país, quienes en esta época no están dispuestos a perder las jugosas ganancias que año con año reciben gracias a que años con año les sacan el aguinaldo de la bolsa a millones y millones de trabajadores.

No hay de otra: los mexicanos que podamos hacerlo, debemos seguir los protocolos de higiene para no contagiarnos de Covid-19, a sabiendas de que millones de personas no podrán hacerlo por falta de agua, jabón, gel antibacterial y dinero para alimentarse. Pero, ante la tragedia nacional que estamos viviendo, lo que sí podemos hacer todos, es no votar en el 2021 por los candidatos de Morena, quienes ya demostraron que no han hecho nada por la gente que en el 2018 votó por ellos, entre los cuales estuvieron miles de los fallecidos por Covid-19.