Inicio Opinion La Parroquia

La Parroquia

2372
0

++ De hecho, no hay Privacidad

++ Por Todas Partes hay Espionaje

++ Confesionario Espía para el Bien

Muchos fieles están preocupados porque de pronto se ha descubierto que los Estados Unidos de Norteamérica espía a todos los países del mundo y a sus personajes importantes.

Les comentaba a los clientes de la Parroquia que en la actualidad nadie puede presumir que tenga privacidad, y menos ahora que se cuenta con alta tecnología.

Hace años en las vecindades, era muy amplio el espionaje entre los vecinos. La señora de la vivienda cuatro quería tener información exclusiva de las infidelidades del ama de casa de la vivienda 12. Los divorcios son tema llevado y traído. Las jóvenes que se embarazan sin estar casadas son atractivo para comentario.

Enterarse que el vecino se emborracha, que no da dinero para la comida y que le da palizas a su “vieja” es cuento de cada día.

Siempre nos hemos inundado de morbo. Lo que antiguamente ocurría en vecindades, ahora se puede ver en las unidades departamentales.

La información es una especie de alimentación que quien sabe para qué le sirve a la gente, pero es un entretenimiento “delicioso”. Métanse a las redes de Internet. Ahí tendrá para enterarse de todo, hasta de cosas que no quería saber.

Pues, además las redes son un medio eficaz para espiar. Hay personas que constantemente están observando las relaciones de otras personas entre sí, con el objeto de clasificarlas y elaborar archivos especiales.

Para ser competitivos industrial y comercialmente es necesario entrarle al espionaje y a la piratería.

Hablando de países, los especialistas en el tema dicen que la seguridad de una nación requiere de informaciones detalladas sobre la efectiva capacidad bélica de un enemigo declarado o potencial, informaciones que no quedan restringidas al ámbito estrictamente militar (organización del ejército, disposición táctica, distribución y número de las distintas unidades, etc.), sino que se extienden prácticamente a todas las estructuras del país, capacidad industrial, progreso en la investigación, resultado de experimentos, etc.

Las grandes potencias con mucha frecuencia están enredadas en conflictos de espionaje. Han utilizado hasta bellas e inteligentes mujeres para obtener información. Ahora se contrata hackers, especializados en informática, que se manejan en doble moral, saqueando archivos o para solucionar problemas en sistemas digitales.

El escándalo del espionaje contra Estados Unidos es de risa. ¿Qué pudieron espiarle a México, a Brasil y otras naciones? Hubo comentarios de que nunca los espiaron, que más bien realizaron una supervisión de rutina.

Los reclamos que hagan los afectados nunca funcionarán. Nada podrá hacerse contra una nación que en sus novísimos sistemas utiliza aviones armados no tripulados.

Alguien piensa que los marcianos, si es que existen, puedan hacer alguna reclamación porque un aparatito llamado “Curiosidad” recoge información sobre su planeta.

Ya se estaban durmiendo los fieles, pero hubo uno que hizo despertar a todos cuando casi gritando preguntó si el Confesionario era también un instrumento de espionaje.

De pronto me puso en apuros. Le dije que sí, pero que toda la información que recoge es secreta y sirve para orientar a la comunidad.

Es palabra de la Parroquia… Amén

Deja un comentario