Inicio Opinion Movimiento Antorchista, poderosa herramienta para liberar a los menesterosos: Brasil Acosta

Movimiento Antorchista, poderosa herramienta para liberar a los menesterosos: Brasil Acosta

229
0
  • Discurso del 45 Aniversario del Movimiento Antorchista en el Estadio Azteca.

Brasil Acosta Peña

Dirigente del Movimiento Antorchista Edomex

Antorcha nació hace 45 años porque el ojo visionario del líder nacional de esta organización, el ingeniero Aquiles Córdova Morán, después de estudiar científicamente la realidad nacional, proporcionó a los menesterosos una poderosa herramienta para su liberación; una arma para salir de su atraso ante la injusta distribución de la renta nacional, pues los que trabajan en este país no disfrutan de la riqueza que producen y los que disfrutan de la riqueza, no trabajan; y esa herramienta es la educación y la organización del pueblo mexicano, conforme a sus derechos que están consignados en los artículos sexto, octavo y noveno de nuestra Constitución.

El pueblo mexicano representa una fuerza enorme; sin embargo, sin educación política y sin unidad, está condenado a ser víctima del engaño y a vivir bajo una vergonzosa tutela, como dijo Ignacio Manuel Altamirano. Por eso, el motor de nuestra vida política y de nuestra actividad es la educación y la organización del pueblo mexicano. Hoy cumplimos 45 años haciéndolo y me siento orgulloso de ver este estadio lleno de mexicanos que han despertado, que han abierto los ojos y que hoy le dicen a la nación: ¡estamos listos para salir del capullo y volar en las alturas de la vida política de nuestra nación!

La razón que dio origen al Movimiento Antorchista fue la injusta distribución de la riqueza que ha hecho que en nuestro país unos cuantos tengan mucho y muchos tengan muy poco. Hoy la inmensa mayoría de los mexicanos sufren más carencias y viven en condiciones deplorables. Según el Coneval de 2008 a 2018, 6.4 millones de personas más son población con ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos y en total 61.1 millones de mexicanos están en esa condición.

El modelo económico neoliberal, lejos de resolver los problemas de distribución de la riqueza, los ha agudizado. Ha dejado a la población a la deriva en el tormentoso mar de la economía de mercado. La escuela pública ha sido desprestigiada para que se busque la opción privada; los hospitales públicos son de mala calidad para que la gente vaya a las clínicas particulares; en materia de pensiones, ya el Estado se ha dejado de hacer cargo para dejarle la responsabilidad a las Afores, es decir, a organismos privados; los servicios de transporte no son empresas del Estado, sino concesiones a empresas particulares.

Ya desde el 40 aniversario que celebramos hace 5 años en este mismo lugar, nuestro querido maestro dijo a los mexicanos que había un remedio en el marco de esta economía capitalista para salir del rezago y combatir efectivamente a la pobreza mediante cuatro puntos fundamentales que siguen vigentes:

Primero. Dar empleo a todos los mexicanos que quieran trabajar.

Segundo. Elevar los salarios de manera que le alcance para vivir con decoro al mexicano.

Tercero. Cambiar la política fiscal por una política progresiva, es decir, que paguen más los que ganen más.

Cuarto. Reorientar el gasto público a las obras y servicios de los más desprotegidos.

Pero dijo también que tenemos el reto de convertirnos en una fuerza poderosa mediante el 1x1x1 en la que cada uno de nosotros tiene la tarea de convencer a uno más en el plazo de un año. Hago un llamado a todas las fuerzas del antorchismo: activistas, plenistas y antorchistas en general a que hagamos el compromiso, delante de nuestro querido maestro, de que vamos a cumplir con el encargo.

Finalmente, el pueblo mexicano debe aprender la lección    para no caer en los mismos errores. El error fundamental ha sido creer que con participar en la votación ya es suficiente y sólo hay que sentarse a esperar el cambio. Ese ha sido el grave error. No basta ya con ir a votar y dejar en manos de alguien más las riendas del país. Es fundamental que el pueblo participe y se involucre en la vida política de México más allá de la votación. El pueblo mexicano, una vez más, creyó el discurso de los políticos y creyó que López Obrador acabaría con la pobreza y con la corrupción.

En relación con lo primero, las medidas que ha tomado la 4ª T para disminuir la pobreza son equivocadas: darle dinero en efectivo a la gente no va a resolver el problema pues la gente consumirá lo poco que le van a dar, si es que le dan, y seguirá igual de mal que antes. Y si a ello le agregamos una tasa de crecimiento económico de cero, eso quiere decir que subirán los precios de los productos de la canasta básica, que no habrá nuevos empleos y que la condición de pobreza se agudizará.

En relación con lo segundo, es cierto que está combatiendo la corrupción, pero como el mal médico que al ver una infección en la uña del pie receta cortar toda la pierna para componer el mal. Efectivamente, por presunta corrupción, sin demostrarla, se cerraron las estancias infantiles que ya no permiten a las madres ir a trabajar; se canceraron los comedores comunitarios en escuelas y colonias; desapareció el seguro popular y el programa prospera; antes los niños de primaria y secundaria recibían una beca; todo eso fue suspendido; cancelaron también las obras de infraestructura para las colonias y comunidades.

Por ello los Antorchistas dimos una lucha de resistencia en la Cámara de Diputados, para demostrar que los diputados antorchistas sí estamos con el pueblo de México. Quedó claro que los diputados morenistas de la 4ª T mintieron, traicionaron y robaron al pueblo de México.

Pero una cosa más grave está haciendo la 4ª T, el gobierno de AMLO. Está trazando el camino para querer coartar el derecho de organizarnos como mexicanos, derecho que hoy por hoy está plasmado en nuestra Constitución. Está en marcha una ofensiva para desmantelar todos los equilibrios existentes en el gobierno para dejar el camino libre a la concentración del poder en una sola persona, la del presidente de la república. Hay una clara campaña para acallar a las voces críticas contra el régimen de la 4ª T.  Se está instaurando un régimen de terror fiscal contra todo el pueblo de México y un modelo de persecución contra los enemigos de la 4ªT; mientras a los suyos se les exonera y con mentiras, tienen en la cárcel a otros por mera venganza política.

A un año de gobierno, los resultados de la 4ªT no son los que prometieron: la inseguridad crece en nuestro país. 2019 es el año más violento de la historia reciente de México y eso ya es responsabilidad de la 4ªT. Se nos dice que ya se acabó el neoliberalismo en México y se firma un tratado de libre comercio más neoliberal que el anterior. Cae 9.6% la producción de Pemex. El crecimiento económico está en cero y ni Dos bocas ni el Tren Maya, proyectos insignia del gobierno actual, no revertirán esta situación; se cancela el aeropuerto en Texcoco para hacer otro aeropuerto por capricho; por los muertos de Tlahuelilpan, a un año de la tragedia, no hay responsables. Esa es la 4ª T gobernando.

Como se ve, el poder de la nación no podemos dejarlo en manos de políticos que llegan al cargo y se olvidan, se alejan y maltratan al pueblo o sólo se acuerdan de él cuando hay elecciones y le prometen limosna social a cambio de su voto.

Es nuestra hora y como mexicanos tenemos el derecho de organizarnos para pasar al siguiente nivel, es decir, formar nuestro propio partido, luchar y tomar las riendas del poder político nacional. ¿Para qué? Para devolverle al pueblo mexicano su grandeza. Para formar un hombre nuevo: más solidario, más educado, más culto, mejor alimentado, más sano, deportista y humanista, disciplinado y trabajador, un mexicano que cree la riqueza pero que tenga la posibilidad de disfrutar de ella. Eso quiere Antorcha para el pueblo, eso quiere Antorcha para ti. Por eso, ¡vamos a seguir creciendo para ser una fuerza capaz de hacer de México una patria más justa, más libre, más soberana, más independiente y equitativa con sus hijos! ¡Estamos listos y ha llegado la hora de demostrarlo! ¡Viva el Movimiento Antorchista! ¡Viva Aquiles Córdova Morán! ¡Viva la lucha del pueblo organizado! ¡Viva México!

[email protected]