Inicio / Opinion / Sobre las acusaciones del alcalde de Mixtepec, Oaxaca, algunas precisiones necesarias
Movimiento Antorchista
Aquiles Córdova Morán

Sobre las acusaciones del alcalde de Mixtepec, Oaxaca, algunas precisiones necesarias

Aquiles Córdova Morán

Dice textualmente el “comunicado” de Adolfo López Hernández, alcalde, y de Paulino Hernández Paz, presidente del Comisariado de Bienes Comunales, ambos de Mixtepec, Oaxaca, que “el viernes por la noche, unas 40 personas fuertemente armadas llegaron al paraje denominado Tres Cruces, donde se encuentra (sic) la carretera Tlaxiaco-Mixtepec-Juxtlahuaca para infundir terror a nuestro pueblo y a la policía…” (??¡¡) El diario “El Piñero de la Cuenca”, por su parte, en su edición del 5 de julio (misma fecha del “comunicado”), afirma que la emboscada tuvo lugar “alrededor de las 21 horas”, señala directamente como autores a los “habitantes de Santo Domingo Yosoñama” y  añade que el ataque “dejó un saldo de al menos seis heridos de bala, cuatro de ellos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, así como una madre y su bebé…”

El redactor de la nota no cita fuente alguna para sustentar su identificación de los culpables, a pesar de lo cual su afirmación es tajante y no deja lugar a la duda racional, por lo que no hay más remedio que calificarla de sesgada y notoriamente parcial. La nota, pues, fue previamente pactada (¿y pagada?) con el claro fin de adelantar conclusiones y prevenir a la opinión pública en contra de los supuestos culpables. Líneas abajo agrega el reportero que el ataque fue contra “una patrulla de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), una camioneta Nissan estaquitas blanca y dos automóviles Tsuru”

Lo primero que hay que notar es que el sitio de la emboscada no se halla en jurisdicción de Yosoñama ni es vecina siquiera a las tierras en litigio, sino que es de más fácil acceso para la gente de Mixtepec. Por tanto, si no se olvida la gran tensión que reina entre ambas comunidades, resulta poco creíble que gente de Yosoñama se atreva a planear y llevar a cabo un ataque como el que se le achaca, en el terreno menos favorable para su propósito. Lo segundo es que, si el hecho fue “alrededor de las 21 horas”, es decir, nueve de la noche, que es ya noche cerrada, ¿cómo pudo contar con tanta precisión el número de atacantes (“cuarenta personas fuertemente armadas”, según el comunicado)? Y más aún, ¿quién y cómo pudo saber que los pistoleros eran gente de Yosoñama “comandados por Antorcha Campesina”? En tercer lugar, si el blanco era, como dijo El Piñero de la Cuenca, de cuatro vehículos (aunque, curiosamente, no se precisa el total de pasajeros ni se les identifica por sus nombres), 40 hombres armados con armas de alto poder debieron haber producido una auténtica masacre, como las que acostumbra la mafia de Mixtepec. Sin embargo, sólo resultaron heridos seriamente cuatro policías (uno de ellos, por cierto y desgraciadamente, murió en el hospital según la prensa), lo que parecería indicar que el ataque iba dirigido específicamente contra ellos. ¿Por qué? Quizá para despertar el espíritu de cuerpo de esa Institución y provocar un acto sangriento de justificada venganza contra la gente de Yosoñama y de Antorcha.

Dije en mi artículo anterior que la mafia de Mixtepec, asesorada por gente que sabe de eso, desarrolla desde siempre, junto con los ataques materiales, los secuestros y los asesinatos (esos sí probadamente cometidos por ellos), una guerra mediática de imputaciones gratuitas y calumnias que le permite victimizarse ante la opinión pública para ganar su simpatía, apoyo y aprobación, mientras hace aparecer a sus víctimas como asesinos feroces y desalmados. Pues bien, todo hace suponer, por lo aquí dicho, que estamos precisamente ante una de tales maniobras, diabólicamente perversas, de la mafia mencionada y de sus padrinos incrustados en altas esferas del poder estatal y federal (se menciona con insistencia a un senador de la República y a dos ex gobernadores del estado). Hay dos elementos más que apuntan en esta dirección. El primero es que el supuesto ataque de Yosoñama y Antorcha Campesina ocurre a escasos 12 días del brutal asesinato de Antonio Victorino Raymundo, líder del Movimiento Social por la Unificación de Mixtepec (MOSUM) y firme opositor a los amos de ese municipio. Por el lugar del crimen, por la incineración del cadáver junto con el vehículo en que viajaba el occiso (típico modus operandi de los bestiales sicarios de Mixtepec) y por el rápido y descarado manto protector que sobre ellos tendió la Subprocuraduría de Justicia de la Mixteca en Oaxaca, nadie duda sobre el móvil del crimen ni sobre la identidad de sus autores. Así, el “ataque” de que hablo viene a ser un muy oportuno recurso para desviar la atención del vil asesinato de Antonio Raymundo y dirigirla ahora sobre este “nuevo crimen”. Adicionalmente, se logra que los verdaderos asesinos no pierdan su privilegiado papel de “víctimas” ni, por tanto, el derecho legal y moral de salir a la calle a acusar a sus opositores y a presionar a los gobiernos estatal y federal para que “les hagan justicia” y restablezcan “el Estado de Derecho”.

El otro indicador es la marcha de unos 600 habitantes de Mixtepec, celebrada el día de ayer en la ciudad de Oaxaca, precisamente para exigir justicia, freno a la violencia y a los asesinatos de Antorcha (nunca dicen cuáles, por la sencilla razón de que no hay tales asesinatos) y restablecimiento del Estado de Derecho. Por el súbito incremento de la capacidad de movilización de Adolfo López Hernández y corifeos (que nunca ha sobrepasado las cien gentes) y por la fecha elegida para salir a reclamar “respeto al Estado de Derecho”, es decir, respeto al fallo del Tribunal Agrario que concedió a Mixtepec todas las tierras en litigio, no cabe duda que esta “protesta del pueblo de Mixtepec” fue promovida, organizada y financiada por el gobierno de Oaxaca y los padrinos externos de la mafia, los cuales les proporcionaron, además (como lo han hecho siempre), la información precisa sobre lo tratado al respecto en las dependencias del gobierno federal. El “ataque de Yosoñama y Antorcha” le suma a la protesta algún viso de “racionalidad” y “fuerza moral”, al mismo tiempo que permite a los sicarios presentarse, con todo descaro, a reclamar “sus derechos” ante el gobierno y la opinión pública. He aquí el verdadero sentido del “ataque” de que nos acusan.

Cierro mi trabajo con otra perla del “comunicado” de Adolfo López Hernández y títeres que lo acompañan: “Nuestro pueblo tomará las acciones pertinentes para que se restablezca el Estado de Derecho y la paz social, desenvolviéndose siempre en un marco legal, mediante las instituciones…” Los firmantes del engendro no alcanzan a entender que, al expresarse así, cometen lo que en lógica se llama Contradictio in adjecto, idiotez que consiste en negar en el predicado lo que se afirma en el sujeto. En efecto, nadie puede tomar la justicia en sus propias manos, nadie puede hacerse justicia por sí y ante sí  manteniéndose dentro del marco legal, respetando las instituciones, porque hacerlo así implica ya, aun en el caso de que le asista la razón, violar flagrantemente ese mismo marco legal que lo prohíbe expresamente, implica romper abiertamente con las instituciones. Por tanto, lo que hasta aquí dice el comunicado no es sólo totalmente falso e hipócrita, sino un absurdo simple y llano. No ocurre así con la última frase: “…pero sin descartar ninguna forma de lucha”. Aquí se encierra, como ya señalé, una clara amenaza de muerte que hoy quiero subrayar en virtud de que, el próximo día 20 de julio, el Antorchismo nacional se unirá al oaxaqueño para celebrar, en esa grande y bella ciudad de Oaxaca, 40 años de Lucha Contra la Pobreza en México. Por este motivo, desde aquí y desde ahora, hago responsable al gobierno de Oaxaca y al “club del crimen de Mixtepec”, por la tranquilidad del evento y por la seguridad de todos y cada uno de los asistentes. Que conste.

Ver también

¿Sobre qué urge el acuerdo de todos los mexicanos?

Aquiles Córdova Morán Dirigente Nacional del Movimiento Antorchista Pienso que, en la coyuntura actual, no …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *